DYM

El mantenimiento de los muebles de cuero

Como sucede con cualquier otro tipo de muebles, aquellos que poseen revestimientos de cuero 

requieren cuidados específicos para poder preservarlos en óptimas condiciones. Es importante entender que el cuero es un material profundamente delicado, por lo tanto debemos seguir constantes medidas de precaución si nuestro objetivo es continuar disfrutando de la belleza que estos muebles aportan al hogar.

Cuando hablamos de conservación de muebles de cuero, quizás lo más importante sea la prevención de los principales problemas. En primer término, resulta vital alejar de las cercanías de los muebles de cuero cualquier tipo de elementos que puedan deteriorarlos, desembocando en consecuencia en quemaduras o cortes. Lo mismo puede decirse de las mascotas como perros o gatos, que resultan muy peligrosas para la conservación de los muebles de cuero.

Un punto de vital importancia es ventilar convenientemente el cuero, al mismo tiempo de estar atentos para observar si el cuero de nuestros muebles se reseca. Si esta lamentable situación llegara a suceder, habrá que aplicar un acondicionador específico, que permite recuperar la habitual plasticidad del material. En el mismo sentido, nunca hay que exponer los muebles de cuero al sol, ya que dicha exposición será sinónimo de graves y rápidos daños en los revestimientos.

Refiriéndonos por último a la limpieza del cuero, los especialistas aconsejan no utilizar aspiradoras ya que las mismas pueden llegar a provocar rayas. Para reemplazarlas y obtener el mismo resultado en cuanto a limpieza, pueden aplicarse cremas o ceras especialmente indicadas para el tratamiento del cuero, cuyos componentes están orientados a actuar directamente sobre este material.